Los equipos no pueden ir a la velocidad del más lento

Julian Velásquez

Es bastante fácil detectar en los equipos de trabajo, cuando hay alguien que no lleva el mismo ritmo de los demás, pero identificarlo es fácil, actuar se nos vuelve difícil.

El gran detonante es que esos compañeros desafinados, hacen que los equipos de trabajo empiecen a presentar inconvenientes porque de una u otra forma, las metas y objetivos de los proyectos se vuelven más difíciles de lograr. No estar ‘en la misma página’ que el resto, puede resultar gravísimo en términos de tiempos, recursos o costos.

Por tanto, siempre que estés liderando un proyecto debes observar bien cómo está compuesto, cómo son las personas, sus actitudes, habilidades, capacidades y desempeño frente a cada actividad que deben llevar a cabo. Pero no se trata de tener el quipo perfecto, sino de sacar lo mejor de cada uno.

¿Cómo puedo detectar a una persona “lenta” en mi equipo? Bueno, revisa de tu equipo esa persona que cuando tú le pides algo, siempre refuta o responde con cosas como: eso no se puede, no lo voy a lograr, es muy difícil de llevar a cabo, no conozco a nadie que nos aporte en esa área, entre otras. Son especialistas en los peros, en las excusas.

¿Te has dado cuenta de que los escaladores de una montaña siempre van a la velocidad del último?

Es muy difícil llevar a cabo un proceso dentro de un área de la compañía, con un equipo de trabajo que no está funcionando al 100%. Todo se convierte por arte de magia en un obstáculo y el hecho de contar con una persona desalineada, también hace que la energía del equipo de trabajo no sea la mejor para desempeñarse de la manera adecuada, dando como resultado un bajo rendimiento y el no poder lograr los objetivos planteados en el tiempo previsto.

Pero, y que hacer con una persona que pone lento al equipo ¿?Aquí tres técnicas que te ayudaran a hacer tu equipo más rápido, eficiente y eficaz:

  1. Dividir el equipo en grupos, pueden ser dos o tres, los que consideres necesarios. Ejemplo, aquellos que trabajan a una velocidad más rápida, organizarlos y que trabajen juntos; mientras que los que tengan un ritmo más suave y lento, vayan aparte para no afectar a los demás.
  2. Dejar ir las personas que están retrasando el proyecto y quedarse con aquellos que sean más ágiles y veloces al momento de trabajar y poder cumplir con las metas y objetivos en los tiempos estipulados.
  3. No cometas el error de poner dicha persona a liderar con el argumento de “empoderar” o “motivar”. Mejor aplícale un plan padrino, o que el mejor del equipo le guíe, por ejemplo.
  4. Finalmente, recuerda siempre plantear objetivos claros. Define entregables, responsables y fechas y no falles con el seguimiento y control para hacer que tu equipo no marche al ritmo del mas lento.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments